Bienvenida

La Comisión de Formación Política del PNP viene implementando Círculos de Estudio donde se discuten las ideas y propuestas centrales del nacionalismo. Durante las elecciones generales de 2006, el nacionalismo obtuvo cerca de 4 millones de votos en la primera vuelta y más de 6 millones en la segunda vuelta. Los hombres y mujeres que creyeron en la Gran Transformación le dieron la victoria a nuestra propuesta en 18 departamentos del país. Este apoyo a la propuesta nacionalista se mantiene, junto con la demanda de fortalecer la organización del Partido y formar cuadros políticos.

Este Blog forma parte del esfuerzo de la Comisión por satisfacer las expectativas de la militancia nacionalista y de nuestros simpatizantes. Aquí publicaremos documentos de nuestra propuesta ideológica y programática, notas de coyuntura, textos indispensables para el pensamiento nacionalista y declaraciones de nuestro líder el Cmdte. Ollanta Huamala.

Federico Infante
Responsable de la Comisión de Formación Política

pnp.formacionpolitica@gmail.com
formacion.politica.pnp@gmail.com

viernes, 28 de noviembre de 2008

NACIONALISMO Y VANGUARDISMO EN LA IDEOLOGÍA POLÍTICA[1]

José Carlos Mariátegui

I

Es posible que a algunos recalcitrantes conservadores de incontestable buena fe los haga sonreír la aserción de que lo más peruano, lo más nacional del Perú contemporáneo es el sentimiento de la nueva generación. Esta es, sin embargo, una de las verdades más fáciles de demostrar. Que el conservantismo no pueda ni sepa entenderla es una cosa que se explica perfectamente. Pero que no disminuye ni oscurece su evidencia.

Para conocer cómo siente y cómo piensa la nueva generación, una crítica leal y seria empezará sin duda por averiguar cuáles son sus reivindicaciones. Le trocará constatar, por consiguiente, que la reivindicación capital de nuestro vanguardismo es la reivindicación del indio. Este hecho no tolera mistificaciones ni consiente equívocos.

Traducido a un lenguaje inteligible para todos, inclusive para los conservadores, el problema indígena se presenta como el problema de cuatro millones de peruanos. Expuesto en términos nacionalistas, -insospechables y ortodoxos- se presenta como el problema de la asimilación a la nacionalidad peruana de las cuatro quintas partes de la población del Perú.

¿Cómo negar la peruanidad de un ideario y de un programa que proclama con tan vehemente ardimiento, su anhelo y su voluntad de resolver este problema?

II

Los discípulos del nacionalismo monarquista de “L’Action Française” adoptan, probablemente la fórmula de Maurras: “Todo lo nacional es nuestro”. Pero su conservantismo se guarda mucho de definir lo nacional, lo peruano. Teórica y prácticamente, el conservador criollo se comporta como un heredero de la colonia y como un descendiente de la conquista. Lo nacional, para todos nuestros pasadistas, comienza en lo colonial. Lo indígena es en su sentimiento, aunque no lo sea en su tesis, lo pre-nacional. El conservantismo no puede concebir ni admitir sino una peruanidad: la formada en los moldes de España y Roma. Este sentimiento de la peruanidad tiene graves consecuencias para la teoría y la práctica del propio nacionalismo que inspira y engendra. La primera consiste en que limita a cuatro siglos la historia de la patria peruana. Y cuatro siglos de tradición tienen que parecerle muy poca cosa a cualquier nacionalismo, aun al más modesto e iluso. Ningún nacionalismo sólido aparece en nuestro tiempo como una elaboración de sólo cuatro siglos de historia.

Para sentir a sus espaldas una antigüedad más respetable e ilustre, el nacionalismo reaccionario recurre invariablemente al artificio de anexarse no sólo todo el pasado y toda la gloria de España sino también todo el pasado y la gloria de la latinidad. Las raíces de la nacionalidad resultan ser hispánicas y latinas. El Perú, como se lo representa esta gente, no desciende del Inkario autóctono; desciende del imperio extranjero que le impuso hace cuatro siglos su ley, su confesión y su idioma.

Maurice Barrés en una frase que vale sin duda como artículo de fe para nuestros reaccionarios, decía que la patria son la tierra y los muertos. Ningún nacionalismo puede prescindir de la tierra. Este es el drama del que en el Perú, además de acogerse a una ideología importada, representa el espíritu y los intereses de la conquista y la colonia.

III

En oposición a este espíritu, la vanguardia propugna la reconstrucción peruana sobre la base del indio. La nueva generación reivindica nuestro verdadero pasado, nuestra verdadera historia. El pasadismo se contenta, entre nosotros con los frágiles recuerdos galantes del virreinato. El vanguardismo, en tanto, busca para su obra materiales más genuinamente peruanos, más remotamente antiguos.

Y su indigenismo no es una especulación literaria ni un pasatiempo romántico. No es un indigenismo que, como muchos otros, se resuelve y agota en una inocua apología del Imperio de los Incas y de sus faustos. Los indigenistas revolucionarios, en lugar de un platónico amor al pasado incaico, manifiestan una activa y concreta solidaridad con el indio de hoy.

Este indigenismo no sueña con utópicas restauraciones. Siente el pasado como una raíz, pero no como un programa. Su concepción de la historia y de sus fenómenos es realista y moderna. No ignora ni olvida ninguno de los hechos históricos que, en estos cuatro siglos, han modificado, con la realidad del Perú, la realidad del mundo.

IV

Cuando se supone que la juventud seducida por mirajes extranjeros y por doctrinas exóticas, se parte, seguramente, de una interpretación superficial de las relaciones entre nacionalismo y socialismo. El socialismo no es, en ningún país del mundo, un movimiento anti-nacional. Puede parecerlo, tal vez, en los imperios. En Inglaterra, en Francia, en Estados Unidos, etc., los revolucionarios denuncian y combaten el imperialismo de sus propios gobiernos. Pero la función de la idea socialista cambia en los pueblos política o económicamente coloniales. En esos pueblos, el socialismo adquiere, por la fuerza de las circunstancias, sin renegar absolutamente ninguno de sus principios, una actitud nacionalista. Quienes sigan el proceso de las agitaciones nacionalistas riffeña, egipcia, china, hindú, etc., se explicarán sin dificultad este aspecto, totalmente lógico, de la praxis revolucionaria. Observarán, desde el primer momento, el carácter esencialmente popular de tales agitaciones. El imperialismo y el capitalismo de Occidente encuentran siempre una resistencia mínima, si no una sumisión completa, en las clases conservadoras, en las castas dominantes de los pueblos coloniales. Las reivindicaciones de independencia nacional reciben su impulso y su energía de la masa popular. En Turquía, donde se ha operado en los últimos años el más vigoroso y afortunado movimiento nacionalista, se ha podido estudiar exacta y cabalmente este fenómeno. Turquía ha renacido como nación por mérito y obra de su gente revolucionaria, no de su gente conservadora. El mismo impulso histórico que arrojó del Asia menor a los griegos, inflingiendo una derrota al imperialismo británico, echó de Constantinopla al Kalifa y a su corte.

Uno de los fenómenos más interesantes, uno de los movimientos más extensos de esta época es, precisamente, este nacionalismo revolucionario, este patriotismo revolucionario. La idea de la nación –lo ha dicho un internacionalista- es en ciertos períodos históricos la encarnación del espíritu de libertad. En el Occidente europeo, donde la vemos más envejecida, ha sido, en su origen y en su desarrollo, una idea revolucionaria. Ahora tiene este valor en todos los pueblos, que, explotados por algún imperialismo extranjero, luchan por su libertad nacional.

En el Perú los que representan e interpretan la peruanidad son quienes, concibiéndola como una afirmación y no como una negación, trabajan por dar de nuevo una patria a los que, conquistados y sometidos por los españoles, la perdieron hace cuatro siglos y no la han recuperado todavía.

--------------------------------------------------------------------------------

[1] Publicado inicialmente en dos partes (“Nacionalismo y vanguardismo”, Mundial, Lima, 27 de noviembre de 1925, y “Nacionalismo y vanguardismo en la literatura y en el arte”, Lima, 4 de diciembre de 1925). La versión que publicamos es el resultado de una fusión elaborada por el autor, tal como aparece en Peruanicemos el Perú, 1986 (10º Ed.).

Entrevista a Ollanta Humala en la Asamblea Nacional de los Pueblos

Tras inaugurar la Asamblea Nacional de los Pueblos, Ollanta Humala brindó declaraciones a la prensa. Sostuvo que de comprobarse la participación de Alan García Pérez en actos de corrupción, se deberían adelantar elecciones. Asimismo, destacó la importancia de la Asamblea Nacional de los Pueblos en la consolidación de la organización social, e insistió en la necesidad de fortalecer al Estado mediante una reforma tributaria y una mayor regulación en temas como las AFP y las actividades extractivas.

JUEVES NACIONALISTAS

Todos los jueves a las 7:00 p.m. se realizan los "jueves nacionalistas", en el local del Partido Nacionalista Peruano (Av. Arequipa 3410), en donde se abordan temas de actualidad política y se desarrollan los ejes del Plan de Gobierno del PNP.

Exposiciones en Noviembre

  • 18 de diciembre: "Enseñanzas y Desafíos del primer gobierno del Frente Amplio del Uruguay", por Daniel Aljanati (PS del Uruguay)
  • 11 de diciembre: "Sociedad civil y democratización", por Susana Grados
  • 04 de diciembre: "Paradigmas de la militarización", por Elvis Mori
  • 27 de noviembre: "Crisis Financiera Internacional y necesidad de la Planificación en un Gobierno Nacionalista: Proyecto Nacional y Descentralización", por Carlos de la Cuba
  • 20 de noviembre: "El deporte como factor de desarrollo social", por Néstor Figueroa
  • 13 de noviembre: "Etno política", por José Luís Portocarrero

COLOQUIOS PROGRAMÁTICOS

Los Coloquios Programáticos en el Local del PNP (Av. Arequipa 3410) han sido pasados para los días lunes, a las 7:00 p.m.

Entrevista a Ollanta Humala en Prensa Libre (10/11) - Parte I

Entrevista a Ollanta Humala en Prensa Libre (10/11) - Parte II

Entrevista a Ollanta Humala de Prensa Libre (10/11) - Parte III